domingo, 17 de septiembre de 2017

Del Libro “???” de Alicia Campos




ORGULLOSAMENTE   MEXICANO (A)

Hace algunos años presencié una ceremonia de Naturalización en Estados Unidos, también llamado juramento de ciudadanía estadounidense,  y conocida en inglés como  “Oath of Allegiance”, en la cual se hace un reconocimiento público de las responsabilidades y privilegios de ser un nacional de Estados Unidos y al mismo tiempo un compromiso de aceptación de los principios democráticos, de las leyes y de los valores de la sociedad estadounidense.  Ésta ceremonia iniciaba con un mensaje del Presidente de los Estados Unidos hacia los nuevos ciudadanos, y me llamó mucho la atención como remarcaba que la gente quiere pertenecer a la Unión Americana, porque éste país ofrece LIBERTAD.
Al terminar el breve mensaje me invadió un profundo sentimiento de orgullo y satisfacción de vivir en mi México querido que no solo ofrece LIBERTAD, sino muchas cosas más como esa mezcla de culturas desde los Aztecas, Olmecas, Purépechas y Mayas, hasta los Españoles, Libaneses, Portugueses y Africanos, que por consecuencia diversifica nuestra cultura, costumbres y  arte culinario.   

Mi trabajo me ha permitido relacionarme con mucha gente extranjera que me dicen lo mucho que admiran a MEXICO, un País que no forma parte de conflictos bélicos (guerras), que tiene tantos años de historia y cultura, así como condiciones climáticas envidiables.  Es un país donde se pueden encontrar toda clase de paisajes naturales, como montañas, desiertos, playas, bosques, valles y reservas naturales;  cada ciudad con la flora y fauna típica de la región. Para visitantes de buen comer es un verdadero festín venir a México y degustar su variada cocina. Pero lo que más admiran es  SU  GENTE.  Gente noble, trabajadora, hospitalaria, con gran ingenio y creatividad, pero sobre todo con grandes valores de los cuales sobresale la UNIÓN FAMILIAR. 

En una ceremonia de Naturalización para extranjeros que solicitan la ciudadanía Mexicana, los nuevos ciudadanos agradecían a nuestro país por las oportunidades laborales y de desarrollo personal, por la aceptación e integración de diferentes razas y culturas, por el respeto, por la pasión con que vivimos cada evento, por ser un país SOLIDARIO, NOBLE y GENEROSO, así como la calidez y hospitalidad del pueblo mexicano que bien se define en la famosa frase “Mi casa es Su casa”.  Si los extranjeros reconocen  nuestra valía como mexicanos, como no estar orgullosos nosotros mismos.  ¡El compadrazgo y la camaradería de los mexicanos son únicos! 

No digo que mi querido México no tenga algunas deficiencias o áreas de oportunidad, pero  ¡qué país no las tiene!  Recuerdo las recomendaciones que nos hacía el guía de turistas durante nuestro recorrido por algunos países de Europa,  pedía que abrazáramos nuestro bolso porque a veces con una navaja los delincuentes le hacían una cortada para sustraer su contenido, y que definitivamente no usáramos “back pack” o mochilas que van en la espalda (por la misma razón) .  Y que me dicen de esos países en los que no deja de haber noticias sobre innumerables atentados o bombardeos, y hasta en Estados Unidos que se dice o decía ser un país seguro, ha habido atentados que han cobrado la vida de muchas personas.

Nuestro país tiene más cosas positivas que negativas, así que quiero agregar el hecho de ser un país feliz, un país que ríe hasta de la muerte, de la pobreza y de diferentes situaciones difíciles.  Somos un país de gente trabajadora, con talento y mucho potencial, capaces de obtener grandes logros a pesar de tener muchas cosas en contra.   Vivimos una vida bastante equilibrada entre el trabajo, la familia, los amigos, las mascotas y los proyectos personales; sonriendo y cantando juntos en momentos de júbilo así como llorando tomados de la mano ante la adversidad.


En conclusión, ser mexicanos no es solo una nacionalidad, ni un sentido de pertenencia, ni un origen,  ser mexicanos es un privilegio por todo lo antes mencionado.  Al compartir con ustedes estos aspectos positivos de México y los mexicanos, espero propiciar el amor por nuestro país y hacer una invitación a expresar nuestra nacionalidad con vanagloria, orgullo y satisfacción, siempre muy conscientes de que cada país tiene lo suyo y el nuestro tiene historia, cultura, tradiciones, valores y el potencial de una gran nación, reconocido a nivel mundial.


domingo, 10 de septiembre de 2017

Del Libro “Cómo ganar amigos e influir sobre las personas” de Dale Carnegie









El individuo que no se interesa por sus semejantes es quien tiene las mayores dificultades en la vida y  causa  las mayores  heridas  a los demás. 

De esos individuos surgen todos los fracasos humanos.


.

Del libro “Un buen morir” de Daniel Bejar….






Ejemplo de Testamento de Vida


Deseo tener una vida larga, plena y digna, pero no a cualquier precio.  Si mi muerte se acerca y es inevitable, si he tenido la capacidad para interactuar con los demás y ya no hay una esperanza razonable de que recupere esa capacidad, o si el sufrimiento es intenso e irreversible, no deseo que prolonguen mi vida.

Ordeno no ser sometido a intervenciones quirúrgicas o resucitación cardiopulmonar, así como no recibir asistencia de ventiladores mecánicos, cuidados intensivos o cualquier procedimiento que prolongue mi vida, incluidos antibióticos, la administración de sangre o los derivados de ésta.

Ordeno recibir atenciones que brinden comodidad y protección, que faciliten mi interacción con los demás, hasta donde sea posible y que tiendan a mi tranquilidad, serenidad y paz.

Autorizo a:  ____________________________________________________________

Para interpretar y llevar a cabo las indicaciones señaladas, él aceptará, planeará y rehusará tratamientos en colaboración con los médicos y personal de salud que me asistan.

Si no fuera posible ponerse en contacto con esta persona, autorizo a: ________________________________, quien también sabe cómo valoro la vida, para tomar decisiones por mí. 

He hablado con ellos acerca de mis deseos a los cuidados en fase terminal y confío plenamente en que actuarán conforme a lo expresado por mí en este testamento de vida.


Fecha: _____________________________

Nombre: ___________________________   Firma _____________________________

Testigo ____________________________  Firma _____________________________


Notario número


Nombre ___________________________  Firma _____________________________




.

Del Libro “Los 7 peores errores que cometen los padres” de John & Linda Friel



Tú puedes descubrir que algo del dolor que experimentas como padre es causado, al menos en parte, por algunos de estos SIETE errores de la paternidad.

1)       Mimar a tu hijo
2)       Dejar tu matrimonio en último término
3)       Someter a tu hijo a una actividad excesiva
4)       Ignorar tu vida emocional o espiritual
5)       Querer ser el mejor amigo de tu hijo
6)       No ofrecerle a tu hijo una estructura
7)       Esperar que tu hijo haga realidad tus propios sueños.




1)   SOMETER A  TU  HIJO A UNA ACTIVIDAD EXCESIVA






En algún momento en nuestro camino hacia el siglo XXI, parece ser que la mayoría de los padres de la clase media decidió que sería algo positivo trabajar hasta la extenuación; después, por añadidura, decidieron someter a sus hijos a una actividad excesiva también.

Los padres que someten a sus hijos a un exceso de actividades tienen como resultado
a)      Niños que, a su vez, se ven obligados a llenar el vacío de abandono emocional,  o
b)      Niños a los que no les interesa tener éxito debido a la soledad, las heridas, y el enojo derivados del abandono.

Pero si tu hijo es un huracán de actividad, desde muy temprano por la mañana hasta altas horas de la noche, entonces intenta utilizar el siguiente criterio:  si tu hijo puede obtener 10 en la escuela, hacer tres actividades bien, no se enferma de manera regular (esto incluye enfermedades emocionales como la depresión, adicciones y relaciones destructivas), todavía tiene tiempo para llevar una vida social, así como tiempo para la familia, y es capaz de mantener una vía de acceso a sus emociones, es probable que se encuentre bien. 
Por otra parte, si tu hijo se enferma regularmente, no tiene vida social o habilidades sociales, no tiene tiempo para estar con la familia, es indiferente emocionalmente – si cualquiera de estos síntomas está presente en tu hijo -, evidentemente es tiempo de un cambio. 

Descubrirás que existe un terreno mucho mayor para el éxito, la vida y la felicidad que obtener siempre un diez en la escuela o entrar a una universidad prestigiosa.



.

sábado, 12 de agosto de 2017

Del Libro “La rueda de la vida” de Elisabeth Kubler – Ross






  
Mi trabajo con las enfermas esquizofrénicas me había demostrado que existe un poder sanador que trasciende los medicamentos, que trasciende la ciencia, y eso era lo que yo llevaba cada día a las salas del hospital.  Durante mis visitas a los enfermos me sentaba en las camas, les cogía las manos y hablaba durante horas con ellos.  Así aprendí que no existe ni un solo moribundo que no anhele cariño, contacto o comunicación.  Los moribundos no desean ese distanciamiento sin riesgos que practican los médicos.  Ansían sinceridad.  Incluso los pacientes cuya depresión los hacía desear el suicidio era posible, aunque no siempre, convencerlos de que su vida todavía tenía sentido.  “Cuénteme lo que está sufriendo – les decía -.  Eso me servirá para ayudar a otras personas”.



.

Del Libro “Todo pasa… y esto también pasará de Martha Alicia Chávez






Lidiar con la culpa


     La culpa nos hace sentir indignos y avergonzados.  Ésta, como todo sentimiento, tiene una utilidad: llevarnos a reconocer que hemos actuado de forma equivocada y que debemos hacer cambios en nuestras actitudes y comportamientos.  No obstante…, cuando la gente lleva su culpa por largo tiempo, hará muchas cosas de manera inconsciente para “pagarla”, como autocastigarse y auto sabotearse.  Por lo tanto, una vez que hemos aprendido la lección que la culpa nos trae, debemos dejarla ir y perdonarnos o perdonar a aquellos a quienes culpamos por nuestra pérdida.
Veamos algunas formas sanas de trabajar con la culpa:
*   Cuando sentimos culpa, tenemos un diálogo interno de autor reproche, en el que parecemos “disco rayado”, y a veces nos tortura:  “para qué le dije…”, “debí haberle dicho…”, “hubiera hecho esto…”,  “no hubiera hecho lo otro…”,  etcétera.  O tal vez el tema de ese diálogo interno esté relacionado con otra persona a quien culpamos:  “doctor inútil, por su culpa…”;  “tonto amigo mío, hubiera…”.
Graba en un casete ese diálogo interno.  Procura que esa grabación dure mínimo quince minutos.  No importa que repitas y repitas varias veces las mismas expresiones, al fin de cuentas eso es lo que hace en la mente nuestro diálogo interno:  repetir una y otra vez lo mismo.
Luego, durante algunos días, escucha diariamente esa grabación.  Es mejor si lo haces varias veces al día, hasta que llegue un momento en que notarás que estás harto de oírla, saturado, e incluso te darás cuenta de que percibes la situación de manera diferente a como la planteas en la grabación.  Tal vez al escucharla hasta comiences a pensar:  “Ah, no es para tanto”  o “Bueno, no soy un tonto, hice lo que creí conveniente” y otros pensamientos de ese tipo.
Aun cuando ya te sientas harto y saturado de escucharte reprochándote, lamentándote o culpando a otros, escucha tu grabación dos o tres días más, después de lo cual habrá llegado el momento de dejarla ir y, con ella, todos esos sentimientos de culpa plasmados ahí.  Quizá decidas simplemente tirar el casete o desenredar la cinta lentamente hasta sacarla toda, o elijas alguna otra forma de dejar ir la culpa.  Lo que sí te recomiendo es que NO lo hagas con desprecio, sino con respeto, sabiendo que esa culpa te enseñó algo, pero que decidiste que no la quieres cargar más tiempo contigo y por lo tanto te liberas de ella.
Eso funciona por varias razones:  una es que al “sacar” de ti tu diálogo interno y escucharlo “desde afuera”  puedes percibir la situación de una forma más objetiva y neutral, lo cual te ayuda a cambiar tu percepción y, por lo tanto, tus sentimientos al respecto.  Digámoslo metafóricamente: si ves la situación a través de un lente gris, producirás sentimientos grises, si cambiar el lente a uno amarillo, producirás sentimientos amarillos.

Otra razón por la que funciona es la saturación.  Esta técnica, propuesta por la psicoterapia sistémica, es llamada “prescripción del síntoma”  y consiste en darte permiso de tener el síntoma en lugar de prohibírtelo.  De manera que en lugar de presionarte a ti mismo a “controlar” ese diálogo interno y quitar ese sentimiento de culpa, te permites e incluso te incitas a tenerlo, de forma tal que, sin duda, llegará la saturación y el cambio en la percepción del suceso.  

.

sábado, 15 de julio de 2017

Del Libro “Señas, Palabras y Silencio” de Graciela Rascón Miranda





¿Los sordos son mudos?

- Estoy enojado, muy enojado.  Una señora me preguntó:  “¿por qué estás sordomudo?”  ¿Qué no vio que hablo?  ¡Yo estoy Sordo y ella me quiere hacer mudo también!  ¿Qué le pasa? 
¡Uy!  Hubieran visto a mi amigo, reventaba de furia.  El sólo hecho de que digan “mudos” es una mentada de madre, para él y para la comunidad sorda, ya sea que hablen o no.
- Cálmate, Guillermo, es falta de cultura, desconocen lo nuestro.
Mira – le expliqué – te cuento lo que me pasó con un reconocido maestro, MAESTRO, para que veas, de teatro, que contratamos para una obra:  al escuchar desde mi oficina las fuertes carcajadas de un grupo de Sordos, alumnos míos, me confesó asombrado:  “Yo creí que los sordomudos no podían reír”.  ¿Cómo ves?  Fíjate, algunas personas me han preguntado si podíamos llorar;  incluso la esposa de un zapatero me preguntó:  ¿Las muditas como “usté” pueden tener hijos? ¿O “usté” no puede? Me quedé con las ganas de decirle que mi matriz no estaba muda, porque entendí que es por la falta de información - ¿Cómo ves Memo?, tu sabes que tuve tres hijos.
Incluso, Memo, no sabes la  pena ajena que me dio la primera vez que me presentaron ante un público atento con estas palabras:  “Le damos la bienvenida a Graciela Rascón, ella es sordomuda pero sí habla, y les brindará una plática”.
Y lo mismo sucedió en otros eventos, o cuando me han presentado con alguna persona, entonces me di cuenta de que por muy preparados que estén los profesionales les falla por el desconocimiento y les aclaro. 
-¡¿Pero por qué piensan así?!
- Investiga.
Memo tuvo el apoyo de terapias de lenguaje o de articulación de voz, y su forma de hablar es muy graciosa, como lo es su persona.  Pero tenía razón mi amigo, las personas que están privadas de la audición pueden tener voz, como la tengo yo, salvo que por algún accidente se les hayan afectado las cuerdas vocales.

La mayoría de los Sordos se niegan a hablar por temor a las burlas de los oyentes o por temor a que no se entienda lo que tratan de comunicar.  Cosa que no pasaría si tuvieran acceso a terapias de articulación; el principal obstáculo es la precariedad en que muchos viven.
Las terapias, además de ser costosísimas (costo por hora), exigen dedicar muchos años para aprender a pronunciar palabras.  ¿Cuántos años?  Desde la niñez hasta la adolescencia, tal vez poco menos, todo depende de la capacidad de la persona para aprender y, por supuesto, del terapeuta, que cuente con la especialidad y conocimiento sobre niños sordos.



.