jueves, 28 de abril de 2011

Del Libro “ La Responsabilidad” Colección valores para niños, de Ramón Ojeda….

Responsabilidad en la Escuela.


Cuando entramos a la escuela, incluso desde el jardín de niños, comenzamos a asumir responsabilidades.

Somos responsables de nuestro aprendizaje desde los primeros años en la medida en que cumplimos con asistir, estar atentos, hacer tareas y entregar trabajos.

Los profesores además de transmitir conocimientos buscan crear un ambiente propicio para que desarrollemos nuestras habilidades, reforzando todos los días no sólo los conocimientos sino la responsabilidad.

Los profesores enseñan y esa es su responsabilidad, pero tú aprendes en la medida en que pones atención, participas y eres cumplido. Esa es tu responsabilidad.


- “La clase está aburrida”
- “La clase no es dinámica”
- “El maestro no nos motiva”
- “Le caigo mal al profe”
- “No aprendo porque el maestro no sabe enseñar”
- “Al profe no se le entiende nada”
- “La maestra nos pide trabajos como si sólo tuviéramos su materia”
- “Nos dieron muy poco tiempo para hacer el trabajo”
- “Nos dejan mucha tarea”
- “Tengo problemas en mi casa y no me dejan estudiar”
- “Esa materia, quién sabe para qué sirve”
- “El maestro no nos enseña nada”
- “Es que la materia es a la primera hora y se hace muy pesado”
- “Es que la materia es a la última hora y se hace muy pesado”
- “Es que la materia es antes del recreo y se hace muy pesado”
- “Es que la materia es después del recreo y se hace muy pesado”

Podríamos seguir con la lista de quejas que no son más que pretextos para NO cumplir, pero no tiene caso.

Es sorprendente la capacidad que a veces tenemos para inventar razones – falsas casi todas – para no estudiar, en lugar de tener la misma cantidad de razones para hacerlo.

En realidad esta actitud responde a la ley del mínimo esfuerzo pues se pretende obtener el máximo beneficio con el mínimo gasto, es decir, queremos tener sin hacer.

Reflexiona y responde estas preguntas:

- ¿Se puede saber sin estar informados?
- ¿Es posible entender lo que dice el profesor sin poner atención?
- ¿Podemos pasar un examen sin estudiar?
- ¿Voy a obtener puntos si no entrego los trabajos?
- ¿Aprenderá la materia si no hago los ejercicios y las tareas?

La respuesta a estas preguntas tú las tienes si reflexionas un poco. Pero debe quedarnos muy claro que no es posible obtener algo, aprender, saber, o conocer sin esfuerzo; La clave es la disposición y el trabajo.
La disposición es muy importante pues significa tener ganas de hacer.
El trabajo es llevar a la práctica las intenciones, planes, proyectos o ideas.

DISPOSICION + TRABAJO = RESPONSABILIDAD

Por otro lado la vida escolar es más que lo académico pues también es importante la convivencia, lo social.

Cuando se presentan problemas de conducta o sociabilidad hay muchos pretextos para “justificar” el comportamiento.

- “Le pegué porque me dijeron”
- “Todos estaban hablando”
- “Me aventaron un papel y yo tuve que responder”
- “El empezó primero”
- “Nada más tiré un papelito”
- “El me pegó y yo me tuve que defender”
- “No nada más yo digo groserías”
- “Es que me hicieron reír con algo chistoso”

Y finalmente, con respecto al cumplimiento hay más pretextos:

- “No traje la bata porque mi mamá no me la lavó”
- “No sabía que hoy tocaba laboratorio”
- “Es que el maestro no me dijo que lo apuntara”
- “Como perdí mi agenda, no sabía que hoy comenzaban los exámenes”
- “Llegué tarde porque mi papá no me despertó”

Y otra vez podemos poner más pretextos y evadir nuestra responsabilidad, pero eso no nos resuelve los problemas.

La única manera de resolver un problema es enfrentarlo. Sí, ya sé que van a decir que no es fácil, pero es más difícil si no lo hacemos.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada